jueves, agosto 02, 2007

FÚTBOL DE POETAS. DE CORTO, EN SAN FRANCISCO

Os mando este regalín, para que veáis que ni al otro lado del charco me olvido de vosotros... a ver quién es el listo que lo adivina antes. No vale google!
Y que me llamen beat si quieren...

Por ahora, la ciudad maravillosa. Más allá de Frisco, la osa con su osezno que, a unos cien metros de distancia, nos encontramos en yosemite valley tras darnos un chapuzón en un río...

4 comentarios:

futrecalienta dijo...

Ah, City Lights, buena librería en la que perderse unas horas. Muy cerca (frente a una iglesia si no recuerdo mal) hay un curioso sitio italiano de bocadillos. Es como una enorme charcutería italiana en que tú eliges qué quieres ponerle. No dudes en comer uno, si lo encuentras.

El viejo es Ferlinghetti, ¿no?




Esta noche
el mar está en calma
en las playas de Dover
En el crepúsculo creciente
los pájaros
gritan
en su llanto
las sílabas
de alguna palabra
deconstruída
que nosotros
aún no logramos descifrar
que explique
nuestra existencia
Y ellos los pájaros
elevándose
cargan en sus alas
la luz última
y vuelan con ella
sobre el horizonte
guardando
el secreto

chesire dijo...

Mira éste, listo y encima viajao.
¡María, vuelve, España te necesita!

futrecalienta dijo...

Se te olvida que también ex-beatmaniaco...

Anónimo dijo...

Es cierto, en la esquina había una pequeña tienda de altramuces regentada por un viejo patizambo que sólo hablaba hebreo y numeraba en romano.

Un beso muy fuerte, viajera,
Nacho King.