miércoles, 28 de febrero de 2007

CLAUDIO RODRÍGUEZ. CIELO

Ahora necesito más que nunca
mirar al cielo. Ya sin fe y sin nadie,
tras este seco mediodía, alzo
los ojos. Y es la misma verdad de antes
aunque el testigo sea distinto. Riesgos
de una aventura sin leyendas ni ángeles,
ni siquiera ese azul que hay en mi patria.
Vale dinero respirar el aire,
alzar los ojos, ver sin recompensa,
aceptar una gracia que no cabe
en los sentidos pero les da nueva
salud, los aligera y puebla. Vale
por mi amor este don, esta hermosura
que no merezco ni merece nadie.
Hoy necesito el cielo más que nunca.
No que me salve, sí que me acompañe.

De Alianza y Condena, 1965.

domingo, 25 de febrero de 2007

JORGE MANRIQUE. QUIEN NO ESTUVIERE EN PRESENCIA

Quien no estuviere en presencia,
no tenga fe en confianza,
pues son olvido y mudanza
las condiciones de ausencia.

Quien quisiere ser amado,
trabaje por ser presente,
que cuan presto fuere ausente,
tan presto será olvidado:
y pierda toda esperanza
quien no estuviere en presencia,
pues son olvido y mudanza
las condiciones de ausencia.

viernes, 23 de febrero de 2007

CELEDONIO ESTEBAN FLORES. VERSOS

Yo quiero hacer un verso que deschave
bien debute mi modo de pensar,
que le explique bien claro al que no sabe
por qué chamuya en reo mi cantar.

Por qué tomo las cosas de la vida
con esta media voz sentimental...
Por qué no lloré nunca la partida
de la "amada inmortal".

Ni me han visto torcerme ni doblarme
rogando la limosna de un favor.
He sabido pedir sin achicarme
y en las contras fui siempre en la mayor.

Y yo no sé rugir. Pacientemente
llego al punto final de la cuestión.
Reconozco mis fallas francamente
y perdono de todo corazón.

Los amigos bien saben lo que he dado...
Yo sólo sé bien claro lo que doy...
Si me han pedido ayuda, he ayudado,
por eso cada vez más solo estoy...

He vivido la vida intensamente.
Cuando he visto sufrir, también sufrí.
No conozco más Sol que el Sol naciente,
ni verdad más verdad que el Gran Rubí.

Por eso yo les canto a los caídos,
los que nunca se habrán de levantar,
los que viven vencidos y vencidos
a la meta final han de llegar.

Por eso yo le digo: Hermano fioca,
hermana Milonguita, vení a mí...
No me digas ni ¡Ay!... cerrá la boca...
qué vamos a tomar, a ver, pedí...

BLANCA ANDREU. LA VIGILIA DE ELPHISTONE

Un viento —cortejo de apariencias— cree recordar
el rumor de los puertos,
la charla sin fin de las ciudades,
zancudas de metal en el perfil, grúas y catedrales
entre la niebla, músicas y descargas,
destinos y negocios.
Y sin embargo en dónde tus orillas,
la esperanza que ciega o equivoca, grande mar,
cuando sepultas la verdad y caen las vidas, los imperios,
dejando paso a la belleza.
Ante ninguna ley te excedes en tus atribuciones
cuando el celo en tus cargos establece la muerte.

De Elphistone, 1988.

miércoles, 21 de febrero de 2007

GERARDO DIEGO. INSOMNIO

Tú y tu desnudo sueño. No lo sabes.
Duermes. No. No lo sabes. Yo en desvelo,
y tú, inocente, duermes bajo el cielo.
Tú por tu sueño, y por el mar las naves.

En cárceles de espacio, aéreas llaves
te me encierran, recluyen, roban. Hielo,
cristal de aire en mil hojas. No. No hay vuelo
que alce hasta ti las alas de mis aves.

Saber que duermes tú, cierta, segura
—cauce fiel de abandono, línea pura—,
tan cerca de mis brazos maniatados.

Qué pavorosa esclavitud de isleño,
yo, insomne, loco, en los acantilados,
las naves por el mar, tú por tu sueño.

De Alondra de Verdad, 1941.

martes, 20 de febrero de 2007

FREDÉRIC BEIGBEDER. DELANTE DE TI

Delante de ti, una chica sonríe.
La amas. Ella nunca lo sabrá.
Qué lástima.
Ha sido un hermoso minuto.

Apoyado en la barra, sueñas con nuevas mujeres. Has tardado mucho en saber lo que querías de la vida: soledad, silencio, beber, leer, drogarte, escribir y, de vez en cuando, hacer el amor con una hermosa mujer a la que nunca volverás a ver.

De 13.99 Euros, 2000.

TOMÁS SÁNCHEZ SANTIAGO. PASIÓN DEL DESENCUENTRO

Todo lugar es también un camino
Roberto Juarroz

Llego siempre a buscar
lo que ya sólo se halla en la música
imposible de las despedidas,
en el dulce apagón de las equivocaciones,.
Y ése es mi sino
y ésa es mi gloria: acertar
el corazón helado del silencio,
recoger con las manos una luz derrotada
como la que entra, íntima y torpe,
en las escuelas y en los balnearios achuchados
por el abandono
y el estremecimiento maldito de la lástima.

Las horas, con su fábula y su norma
de estructuras que sólo dan fijeza,
se llevan actos firmes y sólidos diversos.
Improbable materia de certeza.
Pero en el trámite
queda lo deshuesado para quien cree
que está el muestrario de la verdad
en las sustancias quietas del vacío,
en el sorbo que desclava
el revés enterrado de las actuaciones,

Allá donde se mojan
de lágrimas finales
últimos adjetivos
que cuidan la tardanza,
que se desencaminan
y van a un desencuentro con las cosas.

De El que desordena, 2006.

martes, 13 de febrero de 2007

IVAN MALINOWSKI. CRÍTICA DE LA RAZÓN

Overalt i verden er der små rum
Hvor mennesker parrer sig, stædigt
På trods af al fornuft.

Af Kritik av Tavsheden, 1974.

Por todo el mundo hay pequeñas habitaciones
donde la gente copula, tozudamente.
Contra toda razón.

De Crítica de la Razón, 1974.

jueves, 8 de febrero de 2007

VITTORIO GASSMAN. SO DOVE

So dove, lo so.
Fu nell`alto volo dei sensi
nella vertigine del talento
nei giorni-anelli del facile
nell`arido privilegio del sé
che si spiaccicarono i sensi
e il talento svilì a centripeta trottola
e la salvezza del difficile fu elusa
e sugli altri (gli indispensabili)
si sprangò stolto ogni spazio.
So dove restai solo
a picoettare la mia ronda suicida.
Ma quando (i soli pertugi:)
quando, se, come potrò
ricoprive quel varco di vuoti
non so.

SÉ DÓNDE

Sé dónde, lo sé.
Fue en el alto vuelo de los sentidos
en el vértigo del talento
en los días-anillos de lo fácil
en el árido privilegio del sí
donde se aplastaron los sentidos
y el talento envilecióa centrípeta peonza
y la salvación de lo difícil fue eludida
y sobre los otros (los indispensables)
se atrancó disuadido cada espacio.
Sé dónde quedaba solo
pirueteando mi ronda suicida.
Pero cuándo (los agujeros abandonados:)
cuándo, si, cómo podré
recubrir ese pasaje de vacío
no lo sé.

De Poesía, 1987.
(Trad. Vicente Araguas)

miércoles, 7 de febrero de 2007

RICARDO MOLINA. POETA ÁRABE

Los hombres que cantaban
el jazmín y la Luna
me legaron su pena,
su amor, su ardor, su fuego.

La pasión que consume
los labios como un astro,
la esclavitud a la
hermosura más frágil.

Y esa melancolía
de codiciar eterno
el goce cuya esencia
es dudar un instante.

martes, 6 de febrero de 2007

OMAR KHAYYAM. RUBAIYYAT

En primavera voy a veces a sentarme a la orilla de un campo florido.
Cuando una hermosa muchacha me trae una copa de vino
no pienso siquiera en mi salvación.
Si tuviera esa preocupación, valdría menos que un perro.

MICHA P. HINSON. EN CONCIERTO

Crónica del que sin duda será uno de los mejores directos de todo el presente año. Yo desde luego, me pasé todo el concierto de John Cale deseando estar de nuevo en Santander y no haber prostituido mis oídos en los que aún resuenan los ecos hinsonianos...

Gracias a A por la crónica y a Oji por las fotos.

viernes, 2 de febrero de 2007

CÉSAR VALLEJO. MASA

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "¡No mueras, te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:
"¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,
clamando "¡Tanto amor y no poder nada contra la muerte!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,
con un ruego común: "¡Quédate hermano!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces todos los hombres de la tierra
le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
incorporose lentamente,
abrazó al primer hombre; echose a andar...

De España, Aparta de Mí este Cáliz, 1939.