viernes, 9 de octubre de 2009

JULIO MARINAS. COSTA BALLENA

ATLÁNTICA 1

Atlántico, la edad
de tu brisa se impregna
en el centro del pecho.
Respiro lejanía.
El tiempo de tus aguas
me entrega halos de eterna juventud,
y contengo tu océano
hasta que se derrumban mis pulmones
y regresas al viaje de tus vientos,
mientras yo vuelvo al asma de mi piel,
de la arena, del polvo.

ATLÁNTICA 2

No sé si este rumor
que acercas a mi oído
es el mismo que escuchan
otros o es a mi espíritu,
Atlántico, a quien quieren sumergir
tus palabras de espuma.
En cada ola, una historia que me extiende
en una cristalina infinitud.
Tus labios susurran
el don de eternidad,
mientras yo te podré sólo contar
este perecedero
relato de mis pies.

ATLÁNTICA 3

Quiero ver la memoria de tus ojos,
alcanzar el principio de tu antorcha,
crecer en tus espejos y curvarme
en la contemplación del transcurrir.
Tu pupila posee el mundo, Atlántico,
mientras yo sólo soy un parpadeo
de cristal que desea que esos ojos
incesantes recuerden que los míos,
una vez, te miraron.

2 comentarios:

Ignatium Regis dijo...

Golazo. Oceánico.

Anónimo dijo...

Eres un cielo, Ignatium, pero sin mariconadas, jeje.