viernes, 10 de octubre de 2008

PEDRO CASALDÁLIGA. EL CORAZÓN LLENO DE NOMBRES

Al final del camino me dirán:
¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
abriré mi corazón lleno de nombres.

De El Tiempo y la Espera, 1986.

4 comentarios:

Ignatium Regis dijo...

Fue goal antes de fútbol de poetas. A principios de los noventa.

sanders dijo...

¿cómo podía haber goles antes de futbol de poetas? ¿qué fue antes, el huevu o la gallina?

Ignatium Regis dijo...

Es algo platónico: las cosas existen siempre, y sólo precisan ser descubiertas, ser nombradas.

¿Y por qué ser valiente se dice "tener güevos" y cobarde, "ser gallina"?

Armando Broncas dijo...

"¿Y por qué ser valiente se dice "tener güevos" y cobarde, "ser gallina"?"

releyendo cosas, he descubierto esta estupenda reflexión ignaciana entre el zen, el instituto de la mujer y la falta de sueño. Qué delicadeza la de este procer del verbo, qué delicadeza