miércoles, septiembre 12, 2007

BORIS VIAN. EL CAMINO DESIERTO, LAS HORMIGAS

Un joven se disponía a casarse. Estaba terminando sus estudios de marmolista funerario en todos los estilos, y era de buena familia. Su padre dirigía la sección K de Calderas Tubulares y su madre pesaba sesenta y siete kilos. Vivían en el número 15 de la calle des Deux-Fréres, y el papel de su comedor, desdichadamente, no se había cambiado desde 1926, y representaba naranjas de color naranja sobre un fondo azul de Prusia, lo que resulta feo. En los tiempos que corren no se hubiese puesto nada, y ello sobre un fondo de color diferente, más claro por ejemplo. Se llamaba Fidèle, y su padre Juste. Su madre también tenía nombre.

Fragmento de El Camino Desierto, Las Hormigas, 1949.
(Trad. José Benito Alique)

1 comentario:

Anónimo dijo...

vaya puto golazo.
La Neni. ( Probe Fulgen).