jueves, 27 de septiembre de 2007

W. H. AUDEN. EN RECUERDO DE W. B. YEATS

[...] porque la poesía nunca cambia nada: sobrevive
en el valle en que es construida,
allí donde los ejecutivos no quieren pisar,
fluye hacia el sur,
desde los ranchos aislados y las penas concurridas,
esas ciudades salvajes en las que crecemos y en donde morimos;
y sobrevive,
como un simple acontecimiento, una boca.

Fragmento de En recuerdo de W. B. Yeats, 1939.

No hay comentarios: