martes, mayo 08, 2007

RICARDO MENÉNDEZ SALMÓN. LA OFENSA

La memoria no es un instrumento del hombre, un siervo amable, un eficiente valet; más bien parece que el hombre fuera un lacayo de su memoria. Porque el hombre languidece, se distrae, se corrompe, pero su memoria permanece firme, a pie de obra, insobornable; de manera que mientras el hombre tropieza, o se enfría, o pierde sus dientes, o levanta murallas, o se disfraza, o devora a sus semejantes, ella permanece alerta, chupándolo todo, guardándolo todo, clasificándolo todo: cavando, cavando, cavando.

De La ofensa, 2007.

4 comentarios:

Ignatium Regis dijo...

La urgencia suicida,
por consumirse, voraz,
por consumarse, feroz.

Vocación del día que comienza.

sanders dijo...

Clamavi, parece que sacaste algo en limpio del libro, menos mal, tenía remordimientos por haberlo recomendado como regalo de cumple, y que no te estuviera gustando mucho, al menos que te guste un poco, aunque no sea tanto como a mí. Bueno, eso me pasa por atreverme a dar recomendaciones, porque sé de sobra que después, si no acierto, me siento culpable, y tampoco ye eso....
By de way, este miércoles voy a escuchar a tara jane o'neilll y a hana hunter, tiene una pinta fantástica. Ya os contaré...

clamavi dijo...

Siempre hay algo, en todo.

El concierto me lo pierdo, lamentablemente.

Algún voluntario para hacer la crónica?

sanders dijo...

Me parece que va a ser "voluntaria", creo que iré sola, como mucho convenceré a ignatium para que cambie el cine por el concierto. Que por cierto, catenaccio, ¿qué es eso de volando y ese rollo? Porque al cine, los miércoles, íbamos en coche....Je!
Intentaré convencer a Mar para que lo haga ella, así nos aseguramos una crítica interesante...