miércoles, noviembre 08, 2006

ERNESTO CARDENAL. TODAS LAS TARDES PASEABA CON SU MADRE

Todas las tardes paseaba con su madre por la Landstrasse
y en la esquina de la Schmiedtor, todas las tardes,
estaba Hitler esperándola, para verla pasar.
Los taxis y los ómnibus iban llenos de besos
y los novios alquilaban botes en el Danubio.
Pero él no sabía bailar. Nunca se atrevió a hablarle.
Después pasaba sin su madre, con un cadete.
Y después no volvió a pasar.
De ahí más tarde la Gestapo, la anexión de Austria,
la Guerra Mundial.

De Epigramas, 1961.

4 comentarios:

Ignatium Regis dijo...

Si es que Adolfito, de niño, no era mala gente. Pero su madre venga de decirle y de decirle: "Nazi, que eres un nazi. Racista, asesino..." Y el pobrecito se lo creyó y lo fue. Al final nos convertimos en lo que nos dicen que somos.

clamavi dijo...

Cachondo, que eres un cachondo.

Catenaccio dijo...

¡A ver cuánto tiempo tarda Paperman en venir con lo de exento en gimnasia... que no saltaste el plinton en tu puta vida y demás sainete!

Anónimo dijo...

Fectivamente.
Paperman