martes, 9 de mayo de 2006

MICHEL HOUELLEBECQ. CRÉATURE AUX LÈVRES ACCUEILLANTES

Créature aux lèvres accueillantes
Assise en face, dans le métro,
Ne sois pas si indifférente:
L'amour, on n'en a jamais trop.

De Renaissance, 1999.

Criatura de labios acogedores
Sentada enfrente, en el metro,
No seas tan indiferente:
Amor, nunca se tiene demasiado.

De Renacimiento, 1999.
(Trad. Abel H. Pozuelo y Altair Díez)

4 comentarios:

sanders dijo...

(Escribo para que no me podáis echar en cara las mismas cosas que os echo yo a vosotros...)
A mí casi me gustaría que este tío no escribiera tan bien.
Por cierto, a todos los hombres interesantes que os cruzáis en mi camino, en el tren, en el bus, en la calle, o tomando un café, o rebuscando libros, y que no os percatáis de mi existencia (que sois todos vosotros): daros por aludidos!!!!!!

chesire dijo...

Di que sí, Sanders.

Anónimo dijo...

Mujer sentada en el metro sigue indiferente. Te prefiero ignorante a desengañada.

Que le vamos a hacer tiene que haber de todo.

Martín

Anónimo dijo...

Gracias por citarnos, Chesire.
¿Lo último que desaparece de ti es tu sonrisa? ¡Qué encanto!
Sanders, tal vez tendríamos que limitarnos a buscar hombres de labios acogedores, ¿no?
Saludos:

Altair