domingo, 19 de febrero de 2006

GIOCONDA BELLI. DANDO EL PECHO

Al cogerla tengo que tener cuidado

Es como tratar de cargar un montoncito de agua
sin que se derrame

Me siento en la mecedora,
la acuno,
y al primer quejido,
empiezo a dar leche como vaca tranquila.

Ella vuelve a ser mía,
pegadita a mí,
dependiendo de mí
como cuando sólo yo la conocía
y vivía en mi vientre.

De El Ojo de la Mujer, 1991.

No hay comentarios: