lunes, 18 de enero de 2010

JUAN CARLOS MESTRE. APÓCRIFO DEL NUEVO MUNDO

Y si no
sabed que en cuanto hicieron obedecían al dicho de sus capitanes
y con la mirada mandábanlos cumplidamente sin otra culpa a quemar
e íbanse a su cielo pidiendo pedazos de misericordia,
y en lo que decían dijeron itzama dios de las nubes
y en cuanto dijeron decían ixtab diosa de los suicidios
pudre la lengua el decirlo
no decían ubre ni litro
sino qué os hecho qué mal os he dicho
qué daño te puede hacer el hombre
si caída la cabeza del Creador de una parte y por otra repartido el cuerpo
se los llevan como peones a la gramática de Nebrija
se busca el cerebro
oro por si hubiera como probanza al Garañón de las Bulas
a mortandad van a las Indias los jesucristos
coces da la cruz majestad
al mensajero de los conejos que hoza las bellotas del rey
la noche, alteza, un taller de clavos
que es la triguera sembrada de allá
obras firmadas a espaldas de sancta maría
hoy año de gracia de mil quinientos cuarenta y tres

De La Casa Roja, Calambur Poesía, Madrid, 2009.

No hay comentarios: