sábado, noviembre 08, 2008

ROBERTO JUARROZ. ALGÚN DÍA ENCONTRARÉ UNA PALABRA

Algún día encontraré una palabra
que penetre en tu vientre y lo fecunde,
que se pare en tu seno
como una mano abierta y cerrada al mismo tiempo.

Hallaré una palabra
que detenga tu cuerpo y lo dé vuelta,
que contenga tu cuerpo
y abra tus ojos como un dios sin nubes
y te use tu saliva
y te doble las piernas.
Tú tal vez no la escuches
o tal vez no la comprendas.
No será necesario.
Irá por tu interior como una rueda
recorriéndote al fin de punta a punta,
mujer mía y no mía
y no se detendrá ni cuando mueras

1 comentario:

Ignatium Regis dijo...

Goal.

I

Preciso una palabra,
un nombre,
que haga visible
la espesura invisible de mi deseo.

II

Aprender a conjugar los mismos verbos,
hacerlos carne en la palabra mudable.
Consistencia de amar.