viernes, 15 de agosto de 2008

ELÍAS CANETTI. LA PROVINCIA DELL'UOMO

¡Oh, un estetoscopio, un estetoscopio finísimo, para diagnosticar a los generales en el vientre materno!

Tiene los ojos despiadados de quien ha amado por encima de todas las cosas.

Los presentimientos de los poetas son las aventuras olvidadas de Dios.

Hacen falta años para destruir el amor de un hombre; pero ninguna vida es bastante larga para llorar este asesinato, que es más que un asesinato.

Las diversas lenguas que deberíamos tener: una para la propia madre, que después no se usará nunca más; una que solo se lee, pero en la que no se osa escribir; una en la que se reza y de la que no se entiende una sola palabra; una en la que se cuenta, usada para todo lo que tiene que ver con los asuntos de dinero; una en la que se escribe (pero no cartas); una con la que se viaja, y con esta también se pueden escribir cartas.

De La provincia dell'uomo, 1973.

1 comentario:

Artemio Rulán dijo...

Si fuese Tito Quiraldo te diría que gracias pibón...