domingo, mayo 27, 2007

CARMEN CAMACHO EL BAR DE LA ESQUINA

"Se tambalea
como un péndulo en el aire"
Radio Tarifa

El de Manolillo, el de Chuleta, el de Rafalito,
el bar del Alemán.

Mesón Los Camioneros, el Florida,
el del padre de mi tía Antoñita,
el Mori, el Joselín, la Espuela,
y ese en el que sólo pone snack bar.

De pequeña me enseñaron
el itinerario más rápido
para rastrear a mis borrachos
sin saltarme una taberna,
la cara de más pena
al tirar de la chaqueta.

Hicimos más hondo lo negro de las calles.
Mi abuela, la perra, la nieta.

Cae la luna, otra noche más,
por la rendija de las tragaperras.

Ahora
soy yo
la que apura
la penúltima.

Nadie golpea los cristales.

De Arrojada, 2007.

1 comentario:

sanders dijo...

Ufffffffffff.... me acabas de dejar el cuerpo temblando... Me parece un golazo de los que hace tiempo no veíamos. Si es todo el libro así, me sumirá en un agujero negro. Hago el viaje gustosa....
Besos, os echaré de menos la semana que viene...