miércoles, 31 de enero de 2007

FRANZ KAFKA. EL DESEO DE SER PIEL ROJA

Si uno pudiera ser un piel roja, siempre alerta, cabalgando sobre un caballo veloz, a través del viento, constantemente sacudido sobre la tierra estremecida, hasta arrojar las espuelas, porque no hacen falta espuelas, hasta arrojar las riendas, porque no hacen falta riendas, y apenas viera ante sí que el campo era una pradera rasa, habrían desaparecido las crines y la cabeza del caballo.

De Contemplación, 1913.

1 comentario:

Catenaccio dijo...

DESEO DE SER PIEL ROJA
Kafka

Deseo de ser piel roja y de llevar
un inmenso machete y unas plumas
y un caballo salvaje que yo mismo cazase
en las lentas colinas de Milwaukee.
Deseo de que mi novia vista un tanga
de cuero y unas botas con flecos y en la noche
yo le dijera: Nube peligrosa, tú eres la luz
de la misma manera que un tigre es todo el fuego;
o: Nube peligrosa, el bosque se estremece
al escuchar los mil búfalos que tu pecho esconde.
Todas las tardes
al lado de la tienda.
Nosotros dos
y el viento del oeste. Imagina los días
de caza, la belleza de lo cierto.
Deseo de ser piel roja y cabalgar por la llanura
como si el Tiempo fuese un ciervo esquivo
que no huye para siempre.

Juan Manuel Romero.

De su libro "Casa quemada".