lunes, diciembre 04, 2006

ANTONIO GAMONEDA. PREMIO CERVANTES 2006

Eres como la flor de los agonizantes
que es invisible mas su aroma entra
en la sombra nasal y es la delicia,
todo en la vida, durante algún tiempo.

******

Mi rostro hierve en las manos del escultor ciego.
En la pureza de los patios inmóviles él piensa dulcemente en los suicidas; está creando la vejez:
ayer y hoy son ya el mismo día en mi corazón.

******

Estoy desnudo ante el agua inmóvil. He dejado mi ropa en el silencio de las últimas ramas.
Esto era el destino:
llegar al borde y tener miedo de la quietud del agua.

******

Amé las desapariciones y ahora el último rostro ha salido de mí.
He atravesado las cortinas blancas:
ya sólo hay luz dentro de mis ojos.

De El libro del frío, 1992.

1 comentario:

Ignatium Regis dijo...

Va por ti Neirete: Antuan Gamoneid...