sábado, abril 22, 2006

LEONARD COHEN. THERE ARE SOME MEN

There are some men
who should have mountains
to bear their names to time.

Grave-markers are not high enough
or green,
and sons go far away
to lose the fist
their father's hand will always seem.

I had a friend:
he lived and died in mighty silence
and with dignity,
left no book, son, or lover to mourn.

Nor this is a mourning-song
but only a naming of this mountain
on which I walk
fragrant, dark, and softly white
under the pale of mist.
I name this mountain after him.

From The Spice-box of Earth, 1961.

HAY HOMBRES

Hay hombres
que deberían tener montañas
para eternizar sus nombres.

Las lápidas no son lo bastante altas
ni verdes,
y los hijos se van
para perder el puño
que la mano de sus padres parecerá siempre.

Yo tuve un amigo:
vivió y murió en absoluto silencio
y con dignidad,
no dejó libro, ni hijo, ni una amante que le llorase.

Tampoco es esto una canción de duelo
tan sólo el nombramiento
de esta montaña por la que ando,
fragrante, oscura, y delicadamente blanca
bajo la palidez de la niebla.
A esta montaña le pongo su nombre.

De La Caja de Especias de la Tierra, 1961
(Trad. Alberto Manzano)

1 comentario:

chesire dijo...

Para el gran Leonardo no llegaría ni con una cordillera...